Uno o Dos Toques

Bienvenido al blog donde nos divertimos hablando de fútbol

Hoy Van der Saar anunció que se retira en junio, con los 40 cumplidos. Lo hará con un palmarés al alcance de muy pocos

Hoy Van der Saar anunció que se retira en junio, con los 40 cumplidos. Lo hará con un palmarés al alcance de muy pocos

Los mejores goles de la semana vía TVGolo

Lo que dijo De Boer

No se ha hablado mucho de la ‘semana fantástica’ que se ha vivido en Holanda donde Twente y Ajax se jugaban los dos títulos nacionales en una semana.

La final fue la semana pasada y nos mostró las virtudes y defectos de ambos equipos: la defensa discreta de los de Preud’Homme, junto a sus brillantes movimientos en ataque mientras que el nuevo Ajax de De Boer se mostró como un equipo ambicioso y dinámico pero con poca consistencia.

Después de la dramática derrota copera, surgían dudas sobre la madurez de un equipo que había experimentado una mejora sorprendente sobreponiéndose a importantes bajas y tirando de cantera, como lo hemos aprendido desde siempre.

Y el partido ya lo vistéis todos: seguramente el más completo de los ajaccied que dominaron casi al completo todas las facetas que definen un partido, 3-1 y el trigésimo título liguero para el equipo de la capital.

Pero me quedo con un par de conceptos que compartió el entrenador con todos. Habló de, primero, el trabajo psicológico que tuvo que hacer a lo largo de la semana para ‘entonar’ a sus jugadores de cara a una nueva (en la práctica) final ante el equipo que le había volteado un 0-2. 

Después habló del trabajo de campo para mantener un buen ritmo durante todo el partido, algo que, ya no sólo venía por la pasada final, sino por puntos que se fue dejando en partidos que parecían cerrados o que se complicaban por un inicio titubeante.

Me ha gustado que Frank De Boer, casi novato en esto, vea con rapidez las debilidades de su equipo, las corrija ‘justo a tiempo’ y que no tenga reparo en hablar de ellas públicamente (aunque quedara la duda de cómo lo hubiera hecho desde la derrota)

Hicieron los deberes, hoy: PSV

A pesar de haber empatado en su último partido ante el débil VVV Venlo y que, tras su victoria, el Ajax en cabeza ya le haya metido tres puntos de diferencia tras cinco partidos, el PSV entra en la categoría de los equipos a los que me gustará seguir a lo largo de este año tras sus buenas incorporaciones en el verano.

Cierto es que ha tenido alguna baja importante como la de Berg, que vuelve a la Bundesliga, y que incluso hay quien critica que ‘haya dejado escapar’ a dos buenos jugadores como Castaignos o Jansen (que encima potencia al Ajax) pero los refuerzos que ha conseguido invitan a pensar en ellos como no podía ser de otra manera, candidatos al título y como una primera piedra hacia un futuro a medio plazo esperanzador.

Timothy Derijck: El lateral belga debe aportar algo de estabilidad al flanco zurdo y poner la guinda a una trayectoria en la Eredivisie ascendente que debe cristalizar con títulos en un club grande.

Kevin Strootman: Uno de los fichajes del año en Europa, después de brillar en el Utrecht su adaptación al PSV ha sido rápida hasta el punto de convertirse ya en un fijo para la selección nacional. Un interior listo, trabajador y con clase llamado a ser un referente en breve.

Georgino Wijnaldum: Una de las sensaciones de la pasada campaña en el Feyenoord por su movilidad y buena relación con el gol. Polivalencia y recursos para la línea de tres cuartos del equipo de la Phillips

Tim Matavz: Apostar por un nueve curtido en el Groningen es un valor seguro y el esloveno no lo hizo nada mal el año pasado por lo que el paso que es cambiar a ‘Los Granjeros’ por Eindhoven es natural y necesario para su crecimiento. Eso sí, habrá competencia.

Dries Mertens: El atacante belga ha conseguido en cinco partidos siete goles, el año pasados en Utrecht logró diez en treinta y uno. Su adaptación ha sido rápida y el perfil de su juego un acierto por parte de la secretaría técnica blanquirroja. Han dado con la tecla y el jugador ha explotado desde el inicio. Se compenetra bien con Lens y Toivonen. ¿Qué más se puede pedir?

Cinco ideas atrasadas sobre el @realmadrid 1 - @fcbarcelona 3

Cuatro días después, sí, pero me quiero desquitar del partido que debía parar el mundo contándoos algunas cosas que me pasaron por la cabeza, seguro que obviedades o cosas que ya habéis leído, pero no por ello deben caer en el pozo del olvido.

Y claro, por no sobrecargar, me autoimpuse, además, no comentar nada de Barça o Madrid desde que los blancos ganaron al Ajax hasta que terminase el partido. Probad a hacerlo, luego veis el partido con más ganas.

Mourinho: Se habla de ‘baño’ de Guardiola la portugués, pero creo que el técnico no es que fuera superado, es que se vio sorprendido (algo muy diferente). Me da que él era de los que esperaba al Barça con una defensa de cuatro durante todo el partido o por lo menos durante gran parte del mismo y perdió en el medio del campo.

También habría que hacer la reflexión sobre los planteamientos. Muchos hemos pedido un Madrid que le jugara al Barça de tú a tú y el sábado, pienso, que Mourinho vio que era el momento y razones tenía. Pero el tan criticado trivote, la posición de Pepe en el medio o el ceder el dominio para dar un zarpazo final le ha ido mucho mejor al equipo blanco ante el Barça de Guardiola que las dos veces que ha tratado de jugarle de igual a igual.

Guardiola: Igual es una tontería, pero también me dio que pensar. El de Santpedor parece que le gusta usar el Bernabéu para ‘inventar’. En su primer año apareció ‘el faslo nueve’, el año siguiente puso a Alves de extremo derecho (aunque la cosa duró media hora) y sólo el abril de la pasada temporada, el de los cuatro clásicos, nos privó de ver algo nuevo, por la idea de encarar esos cuatro partidos como un ‘playoff’.

En la Supercopa, quizás no fue algo revolucionario, pero el trabajo de Alexis a la hora de ‘preocupar’ y seguir a Marcelo también fue reseñable.

Y el sábado, según cuenta Guardiola, la idea era empezar con cuatro atrás para pasar a los tres cerrando. Esperaban un Madrid apabullante de inicio y quería contener sus embestidas para luego imponer su juego, pero el gol blanco hizo que el empuje madridista se disipara antes de los esperado y facilitó su camino.

El gol de Benzema: Conseguir un gol antes de los treinta segundos invitaba a pensar que el escenario era el ideal para el Madrid, sobre todo ese Madrid bestial de las primeras medias horas de sus partidos. Obligaba (?) al Barça a ir a por el empate bien pronto y dejar espacios, pero claro, querer matar a la contra a un equipo que acaba las jugadas o que tiene mucho balón es complicado y eso acabó apagando al Madrid antes de lo pensado. A partir de ahí, ocasiones sí, porque es imposible que un equipo como el de Mourinho no genere ocasiones con lo que tiene arriba, pero la poca continuidad desesperó al equipo y lo presentó como ‘vencido’ casi desde el minuto veinte.

Los nuevos: Escuché en 'Ecos del Balón' la idea de que Guardiola y Mourinho hubieran fichado a Coentrao, Alexis y Cesc como ‘alternativas’ a lo mostrado en sus duelos directos. No sé si comparto esa idea, quizás es pronto para asegurarlo, pero sólo el chileno realizó un partido acorde a lo esperado. Cesc marcó, pero su misión de salir del centro para dar espacio a Messi le restó participación de calidad en el choque, aunque al menos se va con el gusto de haber marcado un gol.

Y luego está Coentrao, que no jugó de interior o lateral izquierdo, como ya habíamos visto, sino de lateral derecho. La idea era que la diagonal de Villa o Pedro (que no fueron titulares) cayera siempre hacia su perfil bueno, pero la idea fracasó de inicio y el hombre hizo lo que buenamente pudo.

Cristiano Ronaldo vs. Messi: Es un punto que hay que tratar por muchos motivos. Son los dos mejores del mundo en el partido de mayor nivel hoy en día, pero creo que en este punto seré breve: el luso alimentó los motivos para creer en la leyenda sobre sus pobres actuaciones en los partidos grandes (o ante el Barça) mientras que el rosarino, quizás con menos brillo que en otras ocasiones (y sin el gol que le convertiría en el mejor culé ante los blancos) tiró del equipo y supo moverse para sumar siempre o, en su defecto, hacer que sus compañeros tuviera un trabajo menos complicado.

Parece que con Messi hay hasta respeto dentro del campo entre los jugadores del Madrid y las convicciones se convierten en dudas cuando arranca a toda velocidad con la pelota cosida a la bota.