Uno o Dos Toques

Bienvenido al blog donde nos divertimos hablando de fútbol

Cinco claves para entender el Inter 0 - Bayern 1

La repetición de la final de la pasada campaña centró las miradas de la Europa futbolística y, personalmente, me pareció justísimo el resultado (tampoco he dicho nada que rompa, la verdad) pero ¿por qué?

- Robben: soberbio partido el suyo con el que continúa demostrando su nivel de forma. Abierto hasta la cal en ataque estático permitía no sólo que Lahm le doblara por dentro para zafarse del 2x1 que le planteó Leonardo con Chivu y Cambiasso, sino que dejó mucho espacio para que Müller apareciera también por ahí.

En contraataque, su clásica diagonal con disparo a poco que ve la puerta, pero también centros que no fueron gol por el poco acierto que demostraron sus compañeros.

- Eto’o & Gómez: Los dos delanteros tuvieron una participación, si bien no destacada, sí para que nos paremos a analizarla. El camerunés aparecía por todas las zonas de ataque para dar cierta continuidad a la jugada, siendo el socio perfecto de un Sneijder que no firmó su mejor partido, pero ese desgaste lo pagaba cuando ya estaba dentro del área, le faltaba frescura.

El 33 bávaro fue todo lo contrario, poquísima participación en la elaboración (tampoco era necesario, ya que el centro del campo funcionó a la perfección) Por lo que ‘sólo’ tenía que esperar que el flujo de juego llegara a su zona de influencia. Pero ayer no fue su día. Cierto que sí, anotó el gol por ser el más atento, pero ayer tuvo una noche como para salir por la puerta grande y falló demasiado.

- Maicon & Lucio: Los brasileros de la zaga interista son enormes defensores pero también activos importantes en ataque. Pero ayer no supieron interpretar cómo utilizar esa virtud. El lateral hacía daño cuando ‘aparecía’ en el espacio y el central cuando subía el balón para crear una superioridad. Lo hicieron pero con poco acierto. Lucio conducía casi en cada balón que recuperaba por darle una salida rápida, pero tardaba demasiado en soltar el balón sin contar con que el Bayern se replegó bien. Maicon sí que llegaba desde atrás con bastante sentido, pero también abuso de correr con el balón y las ayudas en el Bayern funcionaron a la perfección.

- Van Gaal vs Leonardo: El neerlandés tendrá muchas cosas, pero es muy transparente: todos sabíamos que iba a tratar de ‘mandar’ en el partido. Organizó un once y un sistema que se lo permitiera. El brasilero ha hecho una gran tarea en el Scudetto, pero había que ver si optaba por morder también en Champions o ‘respetaba’ a unos alemanes mucho más trabajados. Van Gaal le ganó sobradamente la partida, obviamente no lo borró del partido porque hablamos del actual campeón de Europa que conserva ciertos automatismos, pero por los puntos, el Bayern fue mejor que el Inter. Van Gaal supo salir al paso de las pequeñas trampas que le planteó Leonardo en el campo.

- Centro del campo: Soy de los que dice que ahí es donde se deciden los partidos y añado que es donde está la personalidad de los equipos. Ayer fue un clarísimo ejemplo. Sneijder es un canalizador de juego enorme, pero ayer no tenía socios, ni Stankovic (más llegador) ni Motta (destructor) ni Cambiasso (ayer en faenas de ayudas defensivas) ‘tenían tiempo’ para ofrecerse al espacio, crear superioridad en zonas peligrosas o simplemente, estar avanzados. Por suerte para el internacional holandés, y como comentábamos antes, Eto’o bajaba a combinar con él, pero perdiendo la referencia arriba.

Todo lo contario pasaba en el Bayern: Gustavo aparecía por todos los lados, Schweinsteiger enlazaba perfectamente el incio con la conclusión, sin olvidar que no se le caen los anillos en la presión. Las bandas funcionaron (sobre todo Robben) y Müller es pura movilidad y llegada, casi jugando de segunda punta. Vamos, que el Inter no sabía por donde ‘le caían las h*sti*s’.

Rescato de estas claves la acción de Julio César en el gol. Firmó un buen partido y claro que ese error fue lo que al final decantó la balanza (y ya veremos si no cuesta la eliminatoria) pero creo que, con una visión más global del tema, el gol fue fruto de cómo el Bayern ‘cocinó’ el partido.

Cinco razones por las que @aguerosergiokun no fichó por el @realmadrid

Con el paso de los días se van acabando los culebrones del verano. Ayer fue el turno de la novela de la salida del ‘Kun’ Agüero del Atleti. Se habían dado por hechas tantas cosas, ojo, también provocadas por las declaraciones del propio jugador, que más de uno todavía no se podrá creer que el argentino vaya a jugar en el City. 

Os dejo algunas de las claves de por qué creo que finalmente no fichó por el Madrid, su deseo.

Perfil de delantero: Mourinho ha declarado en alguna ocasión que le gustaría contar con él porque es un gran delantero, pero en el fondo, y repasando la carrera como técnico del luso, Agüero no es el perfil de punta que le gusta usar: Carlos Alberto, Drogba, Gudjohnsen, Eto’o, Milito… hasta Higuaín, Benzema y Adebayor. O el corte que buscaba cuando se lesionó Higuaín: Van Nistelrooy y Hugo Almeida. Hablamos de delanteros grandes, referentes de área, goleadores de pocos toques. Sin nada que envidar, desde luego, Agüero es un jugador muy diferente. Quizás por eso, de manera íntima, tampoco quitaba el sueño de Mourinho su contratación.

Problema innecesario: Los pasos de figuras entre rivales históricos sin clubes intermedios siempre se llevan mal. Las relaciones entre Madrid y Atleti están en un buen momento y quizás Florentino optara por no forzar para mantener este estado. Ligado también al primer punto. Si el ‘Kun’ hubiera sido primera opción, no hubiera importado esta ‘agresión’ al eterno rival, pero al no ser así, el conjunto blanco no forzó lo que hizo el propio ‘Kun’ con un mensaje tan claro como encubierto: ‘O Madrid o nada’.

Dinero: Puede ser un punto llamativo pero tiene una explicación. En el primer año de su llegada, Florentino trajo a Benzema, Kaká y Cristiano Ronaldo y dijo haber hecho el trabajo de tres veranos en uno. Y es cierto, una fuerte carga económica en vísperas del tan temido Fair Play Financiero no invita a grandes gastos si no son totalmente necesarios. Tras ese verano: Khedira, Ozil, Canales, Pedro León, Di María… jugadores jóvenes y salvo el argentino, a precios bajos.

Se dice que el Madrid ya tiene un aval de 45 millones, que podría ser una bala en la recámara para una gran contratación. Con pocos jugadores de primer nivel en el mercado y con el nombre de Neymar dando vueltas continuamente, parece que la opción del Brasileño, menos delantero y más polivalente, podría parecer más útil.

Las dos últimas son hipótesis, son más personales que razonadas, pero creo que podrían haber sido tenidas en cuenta por el ‘Kun’ al ver que el Madrid no echaba el resto por su fichaje.

Presión atlética: Quedarse en el Atlético después de manifestar su deseo de marcharse o irse definitivamente al Madrid pondría al ‘Kun’ a los pies de los caballos de cara al exigente y pasional aficionado colchonero. Esto podría haber abierto dos vías: Juventus y City. Viendo que los primeros no juegan competición europea y que los segundos jugarán Champions a parte de que pagarán mejor, la opción de mudarse a la gris Manchester ya parecía menos mala.

Progresión: Quizás el City con Dzeko y Tévez son la competencia real de Agüero como skyblue (contemos con las salidas de Bellamy, Adebayor, Tévez y Santa Cruz y el nivel inferior de Alex) mientras que en el Madrid Cristiano Ronaldo, Benzema Di María e Higuaín (y quién sabe si Neymar) se reparte tres plazas de ataque. Con veintitrés años y un techo aún por llegar, no parece tan mala plaza este EuroCity para tratar de seguir creciendo.

Detrás del talento y de tres Balones de Oro

Ayer Leo Messi recibía el Balón de Oro 2011. Su tercero. Consecutivo. Hay que listarlo así porque da cierto vértigo cuando hablamos de un jugador que, como poco, le quedan seis temporadas de este máximo nivel a poco que le respeten las lesiones.

Y es que Messi tiene casi todo lo que se le puede pedir a un jugador determinante, tanto las condiciones tangibles como las intangibles y, como una vez le leí a Ramón J. Flores, (al tweet de ‘pasasela a Will’) sus compañeros saben que no se esconde cuando vienen mal dadas en los partidos importantes.

Pero en un porcentaje más alto del que muchos se creen existe una serie de factores que han ayudado a la explosión de todo lo bueno que tiene Messi en sus botas. Me gustaría remarcar tres puntos ajenos a él y sus condiciones de manera directa pero que son claves, fundamentales en que Messi sea lo que es hoy en día en el campo.

Dinámica positiva: Messi llega al primer equipo para disputar minutos en la 2004/2005 cuando el Barça de Rijkaard está casi en su mejor momento. Vive el mejor momento de Ronaldinho, la máxima dedicación de Deco y la tranquilidad de Eto’o en el ataque. Crece en el día a día sin exigencia y sin presión por tener que justificar su presencia entre tanta estrella. La temporada siguiente es dura por las lesiones y en la 2006/2007 es lo único positivo por juego, goles y protagonismo en esa recta final que marca el fin de Rijkaard, Ronaldinho y Deco en Can Barça.

Si sus dos primeras temporadas no hubieran sido de bonanza tanto de juegos como de títulos, quien no dice que el argentino podría haber seguido, sin ir más lejos, el camino de Gio Dos Santos.

Guardiola: En estos días se hablaba de si era el técnico o el jugador era quien mandaba en el equipo. Yo no lo sé, pero desde que llegó, Pep mima mucho a Leo para que este sólo se preocupe por jugar y descansar. Pero más allá de lo que se ve, el entrenador catalán ha trabajado mucho otros aspectos relacionados directamente con el juego, como su posición sobre el campo, algunos aspectos técnicos a pulir como su disparo o hacerle parte de un sistema. Pero también puntos como el psicológico o incluso el alimenticio que han ayudado a que las lesiones sean cosa del pasado.

Casi nadie, el verano de 2008 esperaba que Messi fuera lo que es hoy y Guardiola es parte importante.

Una fantástica generación: es la clave en todos los grandes equipos y seguramente lo más complicado de conseguir a primer nivel. Juntar en su mejor momento o en el punto ascendente de su carrera a tantos buenos jugadores ‘facilita’ mucho la labor. La madurez de Xavi, la regularidad de Iniesta, el acoplamiento inmediato de Piqué, la segunda juventud de Puyol, las irrupciones de Pedro o Busquets, la función determinante de Alves… una serie de ‘casualidades provocadas’ que hacen que Messi sea más Messi y de manera simbiotica, el argentino les haga brillar más.

Pero lo mejor es que parace, de cara al público, que después de todo lo conseguido pesa más su juventud que la complacencia que deberían dar todos los récords que han ido cayendo en estos años. ¿Cuál será el techo de Leo?