Uno o Dos Toques

Bienvenido al blog donde nos divertimos hablando de fútbol

El inoportuno talento de Borja Valero

Es casi inevitable no hacer la reflexión después de lo acontecido en estos últimos dos días. El jueves, el Vila-Real certifica su pase a cuartos de final de la Europa League liderados, una vez más, por un clarividente Borja Valero.

Parece fácil, pero no es común encontrar un jugador que elija siempre la opción correcta a la velocidad a la que lo hace el 20 del Submarino Amarillo. Otro gran partido.

Unas pocas horas después, casi mientras se conocía que el Twente será el rival en la siguiente ronda europea, Vicente Del Bosque hacía una nueva convocatoria para un partido internacional… donde no estaba el jugador formado en ‘La Fábrica’.

He leído en distintas redes sociales (no lo neguemos, la mejor manera de medir lo que opina la gente en temas triviales) voces que pedían la presencia de Valeron en la selección, usando erróneamente, la comparación con Javi Martínez.

El primer error es que el jugador del Athletic y Borja son jugadores de corte y de posición diferente en el campo. Y después, sólo tenemos que mirar qué jugadores están, para Del Bosque, por delante suyo: Xavi, Iniesta, Silva, Mata… y porque Cesc no está disponible. Sin entrar a valorar en quién está por delante o no por lo que pueda aportar a este equipo es innegable que hay superpoblación de centrocampistas de toque, visión y llegada.

Sin embargo, con la salida de Senna del equipo, tiene sentido la presencia de Martínez, para compartir puesto con Busquets y Alonso. Sin hablar de la baja de Puyol que desplazaría a Ramos al centro por lo que también se justifica la presencia de Iraola. Y esto sin hablar del problema del lateral izquierdo que ya abordaremos otro día.

Así que esta será la ‘maldición’ de Borja Valero, que camino de los treinta años ve como el haber coincidido con la generación más brillante de nuestro fútbol le quitará peso histórico en la selección.

Lo que dijo De Boer

No se ha hablado mucho de la ‘semana fantástica’ que se ha vivido en Holanda donde Twente y Ajax se jugaban los dos títulos nacionales en una semana.

La final fue la semana pasada y nos mostró las virtudes y defectos de ambos equipos: la defensa discreta de los de Preud’Homme, junto a sus brillantes movimientos en ataque mientras que el nuevo Ajax de De Boer se mostró como un equipo ambicioso y dinámico pero con poca consistencia.

Después de la dramática derrota copera, surgían dudas sobre la madurez de un equipo que había experimentado una mejora sorprendente sobreponiéndose a importantes bajas y tirando de cantera, como lo hemos aprendido desde siempre.

Y el partido ya lo vistéis todos: seguramente el más completo de los ajaccied que dominaron casi al completo todas las facetas que definen un partido, 3-1 y el trigésimo título liguero para el equipo de la capital.

Pero me quedo con un par de conceptos que compartió el entrenador con todos. Habló de, primero, el trabajo psicológico que tuvo que hacer a lo largo de la semana para ‘entonar’ a sus jugadores de cara a una nueva (en la práctica) final ante el equipo que le había volteado un 0-2. 

Después habló del trabajo de campo para mantener un buen ritmo durante todo el partido, algo que, ya no sólo venía por la pasada final, sino por puntos que se fue dejando en partidos que parecían cerrados o que se complicaban por un inicio titubeante.

Me ha gustado que Frank De Boer, casi novato en esto, vea con rapidez las debilidades de su equipo, las corrija ‘justo a tiempo’ y que no tenga reparo en hablar de ellas públicamente (aunque quedara la duda de cómo lo hubiera hecho desde la derrota)

Los mejores vídeos de la semana gracias a TVGolo (la semana pasada no los colgué porque les censuraron el vídeo por violación de derechos)