Uno o Dos Toques

Bienvenido al blog donde nos divertimos hablando de fútbol

El inoportuno talento de Borja Valero

Es casi inevitable no hacer la reflexión después de lo acontecido en estos últimos dos días. El jueves, el Vila-Real certifica su pase a cuartos de final de la Europa League liderados, una vez más, por un clarividente Borja Valero.

Parece fácil, pero no es común encontrar un jugador que elija siempre la opción correcta a la velocidad a la que lo hace el 20 del Submarino Amarillo. Otro gran partido.

Unas pocas horas después, casi mientras se conocía que el Twente será el rival en la siguiente ronda europea, Vicente Del Bosque hacía una nueva convocatoria para un partido internacional… donde no estaba el jugador formado en ‘La Fábrica’.

He leído en distintas redes sociales (no lo neguemos, la mejor manera de medir lo que opina la gente en temas triviales) voces que pedían la presencia de Valeron en la selección, usando erróneamente, la comparación con Javi Martínez.

El primer error es que el jugador del Athletic y Borja son jugadores de corte y de posición diferente en el campo. Y después, sólo tenemos que mirar qué jugadores están, para Del Bosque, por delante suyo: Xavi, Iniesta, Silva, Mata… y porque Cesc no está disponible. Sin entrar a valorar en quién está por delante o no por lo que pueda aportar a este equipo es innegable que hay superpoblación de centrocampistas de toque, visión y llegada.

Sin embargo, con la salida de Senna del equipo, tiene sentido la presencia de Martínez, para compartir puesto con Busquets y Alonso. Sin hablar de la baja de Puyol que desplazaría a Ramos al centro por lo que también se justifica la presencia de Iraola. Y esto sin hablar del problema del lateral izquierdo que ya abordaremos otro día.

Así que esta será la ‘maldición’ de Borja Valero, que camino de los treinta años ve como el haber coincidido con la generación más brillante de nuestro fútbol le quitará peso histórico en la selección.

Javi Martínez ¿centrocampista o defensor?

Aprovechando la relajación (?) con la jornada de selecciones, comparto con vosotros un debate que lleva un tiempo rondando entre los aficionados que queremos hablar de algo más que de Barça y Madrid (aunque sea complicado por la de contenidos que pueden llegar a ofrecer) y es la reubicación que ha aplicado Marcelo Bielsa con Javi Martínez llevándolo al centro de la zaga con notable rendimiento.

El jugador navarro llegó muy joven a Bilbao pero no importó para verle crecer futbolísticamente en un Athletic que parecía ir mejorando paralelamente a las prestaciones de Javi Martínez. Llegó la selección y su confirmación como un mediocentro que abarcaba mucho campo, pero que lo hacía con calidad y acierto, mucho más que un ‘perro de presa’ o un jugador táctico que se limita a cumplir el expediente. Quizás para algunos no sea una categoría para tener en cuenta, pero en el pasado europeo sub21 se notó un par de escalones por encima de otros jugadores de su categoría.

Pero con la salida de Caparrós y la llegada de Bielsa su posición ha cambiado de manera radical, no así su importancia y aportación al equipo. Ahora juega de central ofreciendo a su equipo una salida limpia desde el inicio sin descuidar las funciones básicas de la zona como la anticipación, entrada y marca.

Y ahora llega la selección de nuevo donde ya tiene un puesto fijo en la convocatoria y, viendo que la baja de Albiol no ha sido cubierta por otro central natural (curiosamente el de Vilamarxant tampoco llegó a la élite como tal) muchos pensamos en si Del Bosque ha sido convencido por Bielsa y el buen papel de Javi Martínez como zaguero.

Pero dentro de esta polivalencia, veo un pequeño pero, algo que personalmente no me permite cerrar esta reflexión con el regusto que me gustaría. Javi me parece mucho mejor mediocentro que central, siendo un jugador destacado en esta última posición, pero puede que más que sus aptitudes naturales, hayan sido la buena nómina de medios que tiene este año el Athletic y las carencias en el centro de la zaga las que hayan empujado al técnico argentino a sacrificar al mediocentro más completo de nuestro fútbol para tener a un enorme central.

Para el jugador no debe de haber problema, ya que no sólo es indiscutible en su club sino que le puede garantizar un puesto en la selección y, si nada se tuerce, la titularidad para Brasil 2014.

Diseñando la Euro2012: España 2 - Francia 0

Al final quedo demostrado que los jugadores tenían más confianza en su juego que los analistas que andaban algo atemorizados con lo podía hacer una Francia que, dentro de su altísimo contraste, enseñó ayer su cara menos peligrosa, por culpa opino, de su planteamiento inicial.

Como es habitual, comparto con vosotros los puntos que a mi juicio fueron los que decantaron el partido.

Dobles bandas de Francia: Durante la previa esperábamos un partido de altísima circulación por bandas, donde ambos equipos concentran gran parte de su potencial, pero a horas del inicio del partido, se filtró lo que después se confirmó. Francia usaría doble lateral para tratar de frenar las incursiones hacia el interior de Iniesta y Silva sin regalar espacios a Alba y Arbeloa. Si bien el sistema no se puede clasificar como fracaso estrepitoso, presentó como rendido a Francia que poco balón tuvo y que menos salidas tenía con él.

La medida, a nivel psicológico, pareció también haber tocado a los jugadores que recibieron la modificación como un mensaje de miedo.

Alonso libre: Las preocupaciones de tapar las bandas y de tener vigilados a los mediaspuntas debía de dejar a algún jugador ‘libre’ y ese fue Xabi Alonso. El tolosarra en esta Eurocopa está yendo de más a mucho más y eligió una manera perfecta de celebrar su centenario como internacional dando sentido a un partido cómodo para él con dos goles. El primero de ellos puede ser muy simbólico ya que llega solo desde su posición inicial a la de rematador sin que nadie le estorbe.

¿Esperaría Del Bosque que Francia buscara tapar a sus lanzadores de ataque y ‘retrasó’ esa función para que la llevase Alonso?

Alba y Arbeloa: Blanc los tenía en cuenta como parte activa del ataque y no se equivocó. Los dos laterales subieron mucho y defendieron bien (aunque contaron con la ayuda de Sergio Busquets). Especial mención al lateral del Valencia que se comió a Debuchy y fue un dolor de cabeza hasta que el árbitro pitó el final.

Lo de Arbeloa es un caso diferente. Salta a la vista que no tiene el mismo trato técnico con la pelota que el resto de sus compañeros pero suple esa carencia con un ofrecimiento continuo creando siempre la incertidumbre al defensa de saber que quizás ‘no le pueda hacer un roto’ desde su zona pero siempre debe tenerlo vigilado.

Modificación de Francia desactivada: Blanc quiso naturalizar a su equipo con un 4-2-3-1 más cerca del planteamiento habitual con las entradas de Menez y de Nasri pero a parte de sumar una internacionalidad más poco más hicieron de valor. Quizás el jugador del City andara medio mosqueado con el mundo todavía y no jugara muy concentrado pero su compatriota del PSG no supo crear problemas a Alba. Giroud tuvo algo más de participación como hombre guía del balón largo pero sigue dejando claro que se molesta con Benzema y además perdió la partida ante Ramos. Desmontar el centro del campo partió al equipo y rindió definitivamente a Francia ante una España que se permitió el lujo de tocar y tocar para que pasara el tiempo.

Puntilla española: Hubo, eso sí, una reacción por parte de Del Bosque a los cambios de Blanc. Si ellos iban a tener más hombres de ataque y no se les iban a caer los anillos por buscarlos directamente los espacios que iban a dejar atrás los iban a aprovechar Pedro y Torres. Jugadores que ni necesitan contacto continuo con el baló y que sí que la piden al espacio. Francia no pudo entonar una heroica con lo que tenía España en ese momento: buenos pasadores y buenos receptores al espacio. Ocasiones tuvieron para hacer alguno más pero por suerte para Francia tanto Rami como Koscienly estuvieron rápidos en el corte.

Diseñando la Euro2012: Portugal 0 España 0

Exigente partido el que le ha planteado Portugal a España hasta el punto de que ha llevado la decisión del primer finalista hasta el punto de penalties  y que ya veremos hasta qué punto pasará factura el esfuerzo físico realizado de cara a la final del domingo.

He de reconocer que no esperaba un planteamiento así y por ello, el desarollo y las decisiones de Bento y Del Bosque era lo suficientemente llamativas para no buscar los habituales cinco puntos a remarcar.

Planteamiento de Portugal: Valiente y consecuente al rival que tenía delante y con lo que se jugaba. Hasta ahora habíamos visto a una Portugal construída desde atrás, de contraataque y de ritmo vertiginoso en contraataque. Un planteamiento que ante España habría provocado que esos contraataques naciera muy lejos del área y por ello habrían sido más difíciles de ejecutar ante el sistema de recuperación de los españoles.

Así que presión alta, defensa adelantada y mucha concentración presentaron a España ‘un campo sucio’. No sé si incluir como parte de este plan las muchas interrupciones que hubieron, pero de hacerlo lo haría como ‘una herramienta más’ que hacía que el tiempo corriera de su lado.

Evolución del ataque de España: Ante Portugal tocó con delantero y tres mediaspuntas, después pasó a un centro campista más, para dar paso a un hombre de banda sin referencia arriba y acabar el partido con dos jugadores muy abierto (Pedro y Navas) con tres llegadores. Todo muy hilado para ir llevando a Portugal hacia dónde querían ya que todos esperábamos que los de Bento acabaron acusando el esfuerzo titánico que estaban llevando a cabo. La prórroga lo evidenció y el jugar con dos extremos partió las ayudas de Pereira y Coentrao al ataque dejando el contrataque sólo a los jugadores de ataque: más peligrosos pero eliminado el factor sorpresa. Aunque pueda parecer extraño, los cambios de España metiendo a hombres de ataque iban más destinados a desarmar el ataque de Portugal que a hacer daño a su defensa.

Los laterales de España: Está siendo un punto habitual, pero en cada partido han sido así de relevantes. Arbeloa comenzó muy fuerte en ataque (de forma presencial) pero en cuanto Portugal cargó por su lado dejó de ser un activo en ataque. Y luego está lo de Jordi Alba, que se cansó de dar profundidad al equipo, de desdoblar y de ser una alternativa eficiente al grueso juego interior de España. En defensa no descuidó y hasta se permitía salidas que indicaban claramente no sólo su buen estado de forma, sino también el plus de confianza con el que jugó. Cuando Del Bosque sacó a Navas y a Pedro, Arbeloa y Alba no sólo no dejaron de subir, sino que contaban con ayuda en las coberturas.

Agotamiento luso: A pesar de que llegaron a su objetivo, los penalties donde las fuerzas se debían igualar, uno se puede preguntar si era necesario un despliegue tan intenso durante los noventa minutos para arriesgarse a perderlo todo en la prórroga donde la puntería y Rui Patricio fueron la fina línea que les retrasó su eliminación. Además el cansancio fue uno de los motivos que explica los fallos en los metros finales en las ocasiones que tuvieron. Cristiano Ronaldo decía ‘injusticia’, pero los que me leeis habitualmente sabéis que no me gustar dejar a mercer de algo que no puedes controlar en un juego en el que son los detalles que se trabajan los que acaban decidiendo el vencedor.

Cesc en la historia: Cristiano Ronaldo se había reservaro el quinto penalty no por miedo, sino para ser la cara de la histórica victoria. Y eso le pasó a Cesc. Le llaman ‘el empanado’ pero su cara y sus penalties forman parte de la historia del fútbol español con 25 años y mucho por delante. Tanto que opaca injustamente la tanda de Casillas, no en cuanto a paradas, sino a la confianza que desprendía. Sin olvidar del arrojo de Ramos. Si Pirlo rebajó la euforia de Hart con un Panenka, Ramos cambió el rumbo anímico de la tanda con su Panenka.